viernes, 17 de abril de 2009

Criterios de Clasificación de las ideologías políticas en América Latina

Foto José M Perozo

Criterios para la clasificación de las ideologías políticas en América Latina

El espacio o campo ideológico en las formaciones sociales latinoamericanas se completa con las ideas, actitudes y prácticas de las clases subordinadas que configuran las ideologías de oposición y conflicto. Estas varían de acuerdo con su vinculación a aparatos institucionalizados.

Por lo tanto, en una tipología de las ideologías políticas latinoamericanas intervienen tres criterios que sirven de base para su comprensión:

1. El Contenido Social implícito en sus proposiciones: Contenido que expresa la visión particular de los grupos sociales y permiten determinar las actitudes que distinguen a los diversos actores políticos sobre la base de la estructura de clases.

2. Los Intereses que canalizan o propugnan: Las ideologías políticas expresan intereses de grupo que configuran su mensaje e impulsan su realización. La relación que manifiesta como conjunto de prácticas efectivas, cuyo fin es la defensa de posiciones adquiridas o en disputa, encierra ciertas características asociadas con los portadores – receptores:

3. La solidaridad que promueven: Las prácticas ideológicas tienden a conformar relaciones de solidaridad en sectores determinados de la sociedad independientemente de la posición de clase de sus proponentes.

Con estos criterios se procede a la selección y clasificación de los elementos relevantes de las prácticas ideológicas en América Latina. Pero pasemos a revisar particularmente cada criterio:


Primer Criterio: El Contenido Social de Las Proposiciones.

En el proceso de desarrollo social y político latinoamericano, la masa de la población en la que se forman y a la que se dirigen las prácticas ideológicas y constituyen el terreno al que se destina la producción ideal.

Se encuentran así ciertos contenidos que permiten distinguir las diversas manifestaciones ideales y las actitudes que de éstas derivan.

Entre las manifestaciones más singulares que se tienen tenemos:

1. Las Ideologías Tradicionales:

También llamadas conservadurismo o liberalismo, las relaciones que se expresan son de extracción predominantemente rural. Mientras una pone atención en su carácter campesino, las otras se proclaman con una clara vocación agrarista.

Con respecto a las actitudes, donde pueden encontrar rasgos de originalidad, estas ideologías se presentan como:

a. Ideologías del Orden: La visión conservadora y liberal es la de un sistema de autoridad jerárquico, que va desde el patrón propietario hasta el peón campesino pasando por el temor respetuoso del mayordomo o capataz.

La visión liberal, pretende resolver la actitud general conservadora. Aquello no lo logra, puesto que su idea general del progreso, implica de hecho, un orden en el que los hombres son situados según el resultado del trabajo o de la efectividad de la empresa.

Los medios para la realización del orden son tomados de la práctica social que predetermina los valores excluyentes en la asignación del status individual y de grupos.

b. Ideologías Paternalistas: Las expectativas de las masas sometidas encuentran en el mensaje tradicional seguridades de protección. El discurso conservador pone énfasis en el carácter religioso de su liderazgo, proteger a los débiles, ayudar a los desamparados, dirigir la sociedad por el “buen camino” parecen ser la base de legitimación de la autoridad proclamada.

c. Ideología de Estabilidad: Frente al “desorden” o “anarquía generalizada”, las ideologías tradicionales promueven actitudes sociales orientadas hacia la estabilidad. El caudillismo, da paso a la conformación del poder oligárquico, una vez que no logra mantener estabilidad en el marco de las relaciones tradicionales. El orden, la seguridad colectiva e individual, estabilidad de las instituciones, constituyen elementos esenciales del orden militaristas.